(+34) 96 688 25 06 info@spainville.com
El cuarto proyecto que A-cero, con Joaquín Torres y Rafael Llamazares al frente, ha materializado para una villa exclusiva en Altea Hills es uno de los más impactantes desde el punto de vista visual.

La exigencia era máxima, pues el emplazamiento de la parcela en el que se levantará la vivienda es inmejorable, coronando la exclusiva urbanización de lujo Altea Hills. Desde lo más alto de este privilegiado entorno esta villa se asomará a unas increíbles vistas de la bahía de Altea, desde el Puerto Deportivo de Campomanes, al norte, recorriendo las preciosas playas y puertos de Altea y El Albir, el precioso entorno natural de Sierra Gelada y la ciudad de Benidorm, para vislumbrar en los días de cielo despejado los altos edificios de Alicante.

FACHADA EN MOVIMIENTO

La fachada de esta villa sigue una estética arquitectónica de volúmenes dinámicos, gracias a los voladizos que evolucionan en formas curvas y se colocan en la planta baja y la planta alta. Estos elementos superpuestos tienen como resultado un movimiento visual en la fachada, al mismo tiempo que forman una figura que evoca al infinito, una sensación que ya transmite la propia arquitectura gracias a su integración con el paisaje y su conexión con el mar.

A la hora de diseñar esta vivienda se han distinguido dos partes en la fachada: una parte inferior, que acoge la piscina, y una superior mucho más escultórica. La parte inferior, en la planta sótano, se distingue del resto del conjunto por un acabado en hormigón enfoscado oscuro, en contraste con el color blanco reinante del resto de la fachada.

PISCINA HACIA EL INFINITO

La piscina comunica visualmente con el paisaje y el mar gracias a un panel de vidrio que rompe la homogeneidad de esta parte inferior de la fachada, creando una sensación de continuidad e infinito. Se observan también grandes paños acristalados (escalonados en planta alta), que permite la entrada de luz natural y de nuevo permiten la conexión entre el interior y el exterior de la vivienda.

De nuevo, nos encontramos ante un reto arquitectónico debido a la pendiente tan acusada que presenta la parcela. La vivienda se integra en el entorno, aprovechando al máximo la superficie de la parcela. De este modo, la vivienda parece proyectarse desde el propio terreno hacia el mar.

El acceso a la vivienda puede realizarse tanto por planta alta como por el edificio auxiliar, donde también se ubica el aparcamiento interior. La plantas de comunicaciones quedan completamente ocultas, integradas totalmente en el terreno.

VISTA INTERIOR

El interior comparte el contraste de los acabados de la fachada. El color blanco es el protagonista, buscando la continuidad y creando espacios diáfanos. Una continuidad que se proyecta hacia el exterior gracias a la conexión entre el interior de la vivienda y su entorno. Las principales zonas comunes y los dormitorios gozan de unas privilegiadas vistas al Mar Mediterráneo

[modula id=»9781″]